Gastrosquisis

Es una enfermedad en donde no se forma completamente la pared abdominal de el bebe, y este defecto permite que se salgan los intestinos fuera del abdomen y floten en el líquido amniótico durante el embarazo, ocasionándoles inflamación.

En un ultrasonido prenatal después de la semana 14 de gestación, y luego con ultrasonidos subsecuentes para vigilar el grado de inflamación de los intestinos y el crecimiento de el bebe, de manera periódica. Esto permite programar su nacimiento en el momento adecuado para su mejor atención.

Cuando de acuerdo al seguimiento por ultrasonido prenatal, un grupo de especialistas conformados por un médico materno fetal, un cirujano neonatal, un neonatólogo con experiencia en esta enfermedad se dan cuenta que él bebe ha detenido su crecimiento y/o sus intestinos se están inflamando demasiado.

El tratamiento es programar su nacimiento, obtenerlo en un ambiente estéril para que no se infecten los intestinos y operarlo inmediatamente al nacer, hay dos posibilidades: cuando es posible se introducen los intestinos y se cierra el defecto (cierre primario); cuando no caben, entonces se coloca una bolsa estéril (silo) y se van reintroduciendo paulatinamente y se hace un cierre secundario aproximadamente en una semana.

Malformaciones anorectales

Cuando la parte final del intestino no se forma adecuadamente y quedan sin unir el recto y el ano por lo que el bebé no puede evacuar o lo hace por un sitio diferente del ano.

En raras ocasiones se puede hacer el diagnóstico prenatal; más comúnmente al nacimiento con la exploración física del niño, al notar que evacua por otro sitio que no es el ano o corroborar que no está permeable.

Dependiendo de su severidad, las leves con una sola cirugía llamada anoplastia o en casos severos requieren de 1 a 3 cirugías.

Las malformaciones anorectales deben ser tratadas por cirujanos pediatras expertos en esta enfermedad.

Enfermedades de Hirschsprung

La enfermedad de Hirschsprung o megacolon congénito es una falta de inervación del intestino, la cual está sin funcionar y no permite el avance de la materia fecal por el segmento afectado, más frecuentemente, la parte terminal del intestino grueso.

Generalmente la primera evacuación se retarda mucho, más de 24 horas o hasta que se estimula. Puede tener distensión del abdomen (se inflama), vomita y no puede evacuar. Si no se atiende incluso se puede perforar el intestino. Claro que hay grados variables de afectación.

El mejor estudio es una biopsia del intestino, que se puede hacer a través del ano, y se complemente con un estudio de rayos x llamado colon por enema, con una técnica especial, de preferencia realizado por un radiólogo experto en esta enfermedad.

Es remover el intestino enfermo y jalar el intestino sano y unirlo al ano. Hay varias técnicas para esto, la más exitosa para algunos casos es el descenso transanal, que realiza la cirugía sin abrir el abdomen, y se hace a través del ano.

Onfalocele

Es también un defecto de la pared abdominal que no se cierra completamente, solo que en esta enfermedad el intestino está cubierto por una delgada membrana semipermeable.

Con ultrasonido prenatal, después de la semana 14 de gestación, y se debe vigilar con ultrasonidos subsecuentes, que además permitirán revisar si él bebe tiene otras malformaciones asociadas.

Porque esta enfermedad suele tener otro tipo de malformaciones además del onfalocele, que pueden ser cardíacas, intestinales, ó incluso asociado a síndromes.

Es el cierre del defecto abdominal mediante cirugía o el manejo conservador en algunos casos, luego de definir si tiene ó no malformaciones asociadas, y si son leves o severas.